Olmué y el patrimonio de los pueblos
Por Hugo Lagos

El folklore es patrimonio de los pueblos, difundirlo significa mantener viva su tradición”. Palabras para el bronce del locutor Jimmy Brown con su voz de ultratumba. Acto seguido ponía a los Quincheros en una sentida página musical chilena, “mandé tejer una manta, mi vida de tres colores, de negro, rojo y de verde etc.…” Nos cagamos de la risa con Willy Oddó acordándonos de esta apatronada difusión folklórica de los años 60 en radio Andrés Bello entre una sinfonía de Mendelssohn y una ópera de Verdi.

De niño escuchaba a los 4 huasos: “tropilla de cariblanco, bajando pa’ Puerto Aysén, sobre las bestias hay nieve, sobre los ponchos también”. Era distinto.

Después vino el neo folklore: Arriba en la cordillera, Los viejos estandartes, La carreta enflorá y el Casamiento de negros. De repente, aparecieron unos ponchos negros espesos como alfombra, como los que usan los arrieros de Puerto Aysén cuando atraviesan la cordillera con el ganado, sucediendo así a las corbatas de humita y las mantas de mil colores mandadas a tejer por quien sabe qué patrón de fundo. A las guitarras y bombos neo folklóricos se agregaron la quena y el charango: “tráeme lejanía, paloma mía la libertad…”. Los sonidos cambiaron.

Los Cuatro Huasos en 1927. Foto: www.memoriachilena.cl

De todo esto hace ya casi medio siglo y mucha agua han visto pasar los puentes de París.

Hoy día hay festival de Olmué y desde esta hermosa ciudad rodeada de azulados cerros iluminados con sol de verano lento, se escuchará en todo Chile el eco de las voces de Los 4 Huasos, Los Quincheros, el Quilapayún, Zalo Reyes y muchos más. Y está muy bien así.

“El folklore es patrimonio de los pueblos, difundirlo significa…”
2010, año del bicentenario..
.